Encanto y sordidez: Javier Piccolo

Encanto y sordidez: Javier Piccolo

Javier Piccolo nace en 1984 en Mendoza, donde reside actualmente. Escribe su primer libro en 2009, De barro y ceniza, que obtiene el premio provincial Vendimia de poesía. En el año 2011 realiza una performance titulada “Literatura de Toilette”. Ha editado diversas revistas de literatura y ejerce el periodismo cultural, definiéndose como un “agitador cultural”.

Los poemas de Piccolo se estructuran en torno de una tensión: la inocencia y el encanto de una mirada con la sordidez de un mundo en decadencia. De allí, en ese choque de pathos emerge una potencia que lleva a un extremo la iteración popular, a veces anafórica, como orquesta de una voz que no teme lanzar máximas extrañas o que configura imágenes en el límite de lo real.

Cuando en una entrevista, a Piccolo le preguntaron por qué escribía, él respondió:

“Para resistir, para buscar, para creer que encontré y volver a buscar, para no perderme en el intento, para zafar, para jugar, para pensar que estoy haciendo algo que resulta en una multiplicación infinita de la nada, para que yo quiera, para quien quiera, para excusarme de mis derrotas, para minimizar los pocos triunfos, para justificar el próximo trago y el próximo brindis. Para nada y para que eso sea, de alguna forma, algo.”

Invitado al Cotillón de Fiesta, ofrecemos aquí una pequeña muestra de sus poemas. La mayoría han sido seleccionados del único libro editado por Piccolo, a excepción del último poema, que permanece inédito. Sumamos además un registro fotográfico de su performance.

AprendizLiteratura de Toilette

boludo
las mujeres no vuelan
me dijo alguien
así
aprendí a escribir
y aprendí a morir

****

El lenguaje de los monos

los monos también hablan
yo nunca tuve monos
pero conozco el significado
de su silencio

***

La verdad de los pájaros

he visto a las alondras
y a otros pájaros
escupiendo mocos verdes

ahora sé
que estos bichos también se resfrían
muy a pesar de los poetitasLiteratura de Toilette 2

****

El encierro

los días en que estoy encerrado
tras los barrotes por los que
cuelgan mis manos

venís y me das un beso en el barrote
por el que cuelga mi mano
y con mi mano saco tu beso
del barrote
y lo sostengo entre mis dedos
sólo por un rato
antes de que vuelvas
como siempre
a arrancarme la mano
que cuelga del barrote
y llevarte tu beso

****

La mañosa

la soledad
está encerrada
en su camaLiteratura de Toilette4
y va esculpiendo maniquíes
para sentirse menos sola
en aquella cama
son millones los maniquíes
todos distintos
y cada vez que alguien
golpea su puerta
ella lo hace pasar
lo compara con cada muñeco
y como ninguno se parece
exactamente a ninguno
los echa a patadas

todos salen
desolados
más solos que antes
y ella
acostada nuevamente
en aquella cama
empieza a construir
un nuevo maniquí

****

Reencarnado como uña

nos conocimosLiteratura de toillete7
hace tres siglos y medio
en un agujero de callejón
yo era una rata
y ella un gato
jugando con mi cuerpo
muerto de miedo a enamorarme

nunca más la vi

pero a pesar de esto
no creo en la reencarnación
quizá por eso
tres siglos y medio más tarde
sigo estando solo
muerto de miedo

****

Oferta y demanda

me arranqué
mi pedazo de tripa

para ofrecértelo

pero el verdadero fracaso
no esLiteratura de Toilette 5
que no lo aceptes
ni tampoco es
que lo aceptes

el verdadero fracaso
es que vos
no te arranques
tu propio pedazo de tripa
para ofrecérmelo

****

niños asaltan juguetería
van corriendo
como dos bandoleritos
con el botín más atrás
quedó la pipi
en el patio de tierra
saltando en una rayuela
uno dos tres
hasta caer en el cielo
niños asaltan juguetería
y también buscan
caer en el cielo
que es para uno de ellos
más o menos
cambiar la pelota de goma
por el tango número cinco
y para el otro
puede ser
un beso de la pipi
entre el espacio seis y el siete

niños asaltan juguetería

disfrazados del chavo
y del hombre araña
porque el chavo siempre zafa
y el hombre araña no vuela
pero casi

niños asaltan juguetería
y sueñan con la gran vida
que es como tirarse
ombligo arriba
contarse chistes verdes
y descubrirse haciéndose
una paja
niños asaltan juguetería
con pistolas de juguete
y el pañuelo que dobló mamá
para que lleven a la escuela
roban todo lo necesario
cerca de quinientos mil pesos
de un estanciero
y otros tantos dólares
del monopoly
para papá
una lotería
con los números arreglados
para que mamá juegue
como siempre

pero que esta vez gane
un transformer azul
y otro verde
la totalidad de los rasti
para construirse la mansión
en un país lejano
como china o rivadavia
que es donde vive el tío
una muñeca
con casa y tres vestidos diferentes
para la pipi
niños asaltan juguetería
y también buscan
caer en el cielo
pero entre salto y salto
el dueño de la juguetería
dispara una pistola de verdad
porque a los quince años
se olvidó cómo se jugaba
y la bala le da en la espalda
a
digamos
ezequiel
y
digamos
franco
dispara tres chorros
de agua
que dan entre los ojos
del dueño de la juguetería
niños asaltan juguetería

más atrás quedó

la infancia
y la pipi
saltando en la rayuela
solo que esta vez
en el último salto
en lugar de caer en el cielo
cae en la realidad